Jornada previa del II Festival de la Viandanza en Italia: Encuentro de pequeños y grandes viajeros.

La revolución más grande es la que empieza dentro de uno mismo. Y aquí puedo acabar la conclusión del II FESTIVAL DE LA VIANDANZA celebrado el pasado fin de semana en la pequeña localidad toscana italiana de Monteriggioni.

Tal vez incluso alguno de los participantes no se haya dado cuenta todavía. Ni siquiera alguno de los organizadores. Pero el II FESTIVAL DE LA VIANDANZA, organizado por la Asociación MOVIMENTO LENTO y la empresa ITINERARIA, ha sido un ejercicio práctico de cómo andar, caminar lento, y sobre todo en compañía de los otros, es la mejor manera de vencer el vacío y el miedo que nuestra sociedad nos hace tragar para someternos y llevarnos inexorablemente a una muerte segura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

JORNADA PREVIA
Altopascio, Italia, 26 de junio de 2013.
La localidad, creada en la alta Edad Media por Caballeros de la Orden del Tau o de Santiago para acoger a los peregrinos, es el mejor escenario para que un grupo de viandantes, caminantes y peregrinos presenten sus proyectos de marcha a lo largo del mundo. El experto caminante Gianfranco Bracci, presentó su libro sobre la VIA ETRUSCA DEL HIERRO, o la recuperación por el norte de Italia de las antiguas vías que los etruscos utilizaron para el transporte de su energía de la época, el hierro a través de los Alpes. Rutas que fueron aprovechadas después por los Romanos con fines comerciales y militares.

Nino Guidi, un ingeniero convertido en caminante y guía excursionístico, presentó su libro EN CAMINO DE ISLANDIA A ROMA, una suerte de diario de viaje de sus 3.400kms desde Islandia a Roma, en 140 días, siguiendo el mismo recorrido que en su día llevó a cabo el arzobispo islandés Nikulas Bergsson, y que le llevó a Jerusalén. Para Nino Guidi, la ruta es un camino con C mayúscula además de una verdadera experiencia espiritual y que sin duda acaba sirviendo para nuestras vidas diarias en nuestros lugares de origen.

javd2
Sin duda otro de los Caminos Espirituales y de peregrinación que está en alza, es el Camino de Asís o de San Francisco. Y no sólo por la elección del nuevo Papa. Ya años anteriores, peregrinos franceses e italianos sobre todo, se acercaban a la pequeña localidad de encuentro franciscano como nuevo foco espiritual. Para Andrea Antonioni y Carlo Lanciotti, sin duda es importante el aspecto espiritual, pero sin olvidar que la recuperación de estas rutas de peregrinación son de un alto interés para llevar conocimientos y riquezas a áreas desfavorecidas de las regiones por las que pasa. “No es sólo una moda de turismo. Se trata de un nuevo modo transversal de comprender nuestra tierra sin necesidad de campañas publicitarias”. Las rutas y los caminos no los construyen los entes públicos. Los crean las necesidades de las personas que paso a paso ponen los pies en la tierra. Y es por eso que en Europa, Asís se está conviertiendo en una especie de Tíbet europeo, lugar de encuentro místico y espiritual para una sociedad necesitada de nuevas llamas de calor moral.

Lo mismo que piensa Pier Angelo Mazzei, quien habló de los valores espirituales y culturales de los caminos, y en concreto por la presentación de su libro DE ROMA A JERUSALÉN EN BICI. Mazzei, un hombre de casi 70 años, lleno de energía, vive para el camino siempre desde un ángulo espiritual. Para él, “no todo el que camina es un peregrino, pero todos acaban teniendo una experiencia espiritual.” Mazzei siente el camino como algo mágico que le lleva a caminar como si estuviera un palmo por encima de su cabeza. “Porque existe un mundo espiritual, de aventura y de imaginación por encima de nuestras cabezas”.

Una de las estrellas sin duda de la jornada, fue la actriz italiana Elena Guerrini con su espectáculo ORTI INSORTI (Huertos Insurgentes) con el que trata de demostrar por un lado que si no decimos nada de lo que pasa a nuestro alrededor, acabamos siendo cómplices. Y se puede denunciar lo que está sucediendo desde una postura sostenible, de vuelta a la naturaleza y a los valores antiguos de sencillez. Algo así como decía Phil Ochs, “la belleza es la única forma de protesta que merece la pena en este asqueroso mundo”.

Para ello, Guerrini, riega los pies a cada uno de los asistentes al inicio de su espectáculo como si fueran plantas que necesitasen de agua para vivir. Recitando a Boccacio y a Pasolini, rememora a su abuela que como postre de pobres hacía pan untado en vino y azúcar. Lo mismo que la actriz compartió con los asistentes al final del espectáculo y tras regalar un sobre de semillas de albahaca a cada uno de ellos.

Fue recurrente en toda la jornada, la presencia de peregrinos de la Vía Francígena que llegaron a Altopascio y que se encontraron con la fiesta de quienes celebraban la alegría de andar lento y conscientes.

javd7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s