La locura (o no) de vivir sin dinero o con casi nada. 2 casos prácticos.

Vivir sin dinero o con muy poco. Utopía. Locura…
Depende de lo que uno sienta, y por supuesto, de cómo se organice. Existen dos casos conocidos que lo están logrando. Merece la pena detenerse por un momento a saber algo de ellos, y luego a criticarlos, o a imitarlos. A gusto del “consumidor”. Lo más curioso, es que se trata de alemanes. Por un lado, la familia de Rafael Fellmer y por otro, la jubilada Heidemarie Schwermer. Veamos.

La profesora y psicoterapeuta que no necesita dinero y tiene un móvil

Heidemarie (zda) con una vecina suya

Heidemarie (zda) con una vecina suya

La más conocida tal vez sea la alemana Heidemarie Schwermer, de 74 años y que lleva 16 viviendo sin dinero. Y en medio de Alemania, en Dormund, no en una selva amazónica don una tribu sin descubrir. Tras quedarse viuda y dejar su puesto de profesora y psicoterapeuta, y ver que sus hijos ya estaban crecidos, probó a no trabajar. Relajarse. Y pudo comprobar cómo podía sobrevivir perfectamente sin ganar dinero. Tras ir diciendo adiós a sus ahorros, empezó a desarrollar su truco, que la ha hecho conocida dentro de las comunidades de personas que viven sin dinero: EL TRUEQUE. Algo que no ha sido inventado ayer mismo.

Trueque.
1. m. Acción y efecto de trocar (cambiar).
2. m. Intercambio directo de bienes y servicios, sin mediar la intervención de dinero.

¿En qué condiciones vive? En un pequeño refugio tiene su despachito, con ordenador, Internet, teléfono móvil… ¿Pero eso cuesta dinero mantenerlo? Claro. Y ella trabaja. Además del libro que ha escrito cuyos beneficios en su totalidad repartió entre mujeres maltratadas, asistentes sociales y colectivos de ayuda, porque ella no lo iba a necesitar, da consejos a través de Internet. A cambio, recibe trueque, no dinero. Le llenan el crédito de la tarjeta de su móvil, le mantienen Internet… Es decir, trabaja a cambio de cosas que necesita, no de dinero físico. Esto hace que reduzca sus necesidades a lo mínimo y que trabaje lo justo para vivir además de hacer lo que le gusta. Y no vive mal. A su proyecto lo ha denominado DAR Y RECIBIR (Gib und Nimm) creando asimismo una plataforma de personas a lo largo de toda Alemania que practican el trueque como forma de vida. Heidemarie, pasó de tener miedo a no saber donde dormir y viajar durante más de un año con una maleta en la que cabían todas sus pertenencias, a hacer realidad eso de que “menos es más”. Menos dinero, menos materialismo, menos consumismo, menos necesidades, es más libertad, más vida en común, más solidaridad, más contacto con las personas, más humanidad. “El dinero separa a las personas” asegura Heidemarie.

Los Fellmer: Padre, madre, niña, muy poco dinero e ilusiones y proyectos de vida. De una vida diferente.

Rafael y Nieves en su casa con acopio de comida

Rafael y Nieves en su casa con acopio de comida

Hay otra familia alemana, la compuesta por el arquitecto alemán Rafael Fellmer, su pareja, la española Nieves Palmer, y una hija pequeña de ambos, que viven a las afueras de Berlín viviendo de objetos desechados, incluso de comida, la mayor parte caducada. No tienen cuenta bancaria, y no pagan alquiler. La casa es pequeña y el dueño les permite vivir a cambio de trabajo. Han tenido muchas críticas por vivir de esta manera más si cabe habiendo estado embarazada y actualmente cuidando a su criatura de pocos años de vida. Pero ellos, firmes ante las críticas, han demostrado que se puede vivir de semejante manera manteniendo una educación y salud excelente a su hija y a ellos mismos. No todo lo que recogen se lo quedan. Lo reparten entre otras personas, vecinos, etc.

Los Fellmer con la pequeña

Los Fellmer con la pequeña

No estamos hablando de alguien sin estudios o sin oportunidades. Por si alguien lo piensa.  Rafael Fellmer estudió en La Haya. Viajó por Centroamérica y Sudamérica en donde además de conocer a la española Nieves, se dio cuenta que gracias al COUCHSURFING, a la solidaridad de la gente y sus necesidades reducidas a lo mínimo, podía vivir perfectamente. A su vuelta a Berlín, vivió en casa de sus padres hasta que encontró una casa en la que le permitían vivir a cambio de su trabajo. El espíritu y el ejemplo del viaje por Latinoamérica había calado en él. Y empezó a poner en práctica su nueva forma de vida. Aunque aseguran que el cien por cien es difícil vivir sin dinero. “Existen cosas o servicios como la consulta de ginecólogo que hay que pagar con dinero, el sistema no es perfecto”. Pero lo más fácil es la comida. No sólo recogiendo alimentos de donde sobra sino de compartir, en plataformas como FOODSHARING que funcionan en países como Alemania.

“No todo el mundo debe ni puede vivir como nosotros. Se trata de comprometerse y de protestar. De cambiar. De dar un paso”. Rafael Fellmer

Ellos no son los únicos. Daniel Suelo, un norteamericano de 48 años, vive en una cueva en Utah tras darse cuenta de que el origen de su depresión clínica era la angustia y ansiedad que le originaba la preocupación por la ausencia y presencia del dinero, por ganarlo, mantenerlo, administrarlo y no perderlo. Por no hablar de cientos de viajeros que recorren el mundo a base de la solidaridad de las personas.

Oí una vez la anécdota de un famoso periodista que en sus tiempos de estudiante, debía pasar con 25 pesetas (poco para su época) más de la mitad de un mes. Le agobiaba tanto el cómo administrar ese dinero que lo dio a un pobre. El afamado periodista narraba la liberación que le supuso el quedarse sin dinero. Liberación mental.

Cada uno que piense lo que quiera. Que viva a su manera, Que respete a los demás. Pero lo que está claro es que las prisiones más fuertes no son la de los muros de hormigón ni piedra. Vivimos rodeados de prisiones sociales, mentales, en forma de prejuicios, miedos, y por supuesto, en forma de dinero.

Para saber más:
Introducion para una vida sin dinero en armonía con la tierra y todos los terrícolas

Anuncios

6 thoughts on “La locura (o no) de vivir sin dinero o con casi nada. 2 casos prácticos.

  1. Aca en Chile tenemos a “ Ñaño “ El ermitaño que vive de lo que le dejan camioneros, viajeros, turistas etc. a cambio de hierbas medicinales que recolecta y de una buena conversacion que comparte con quien pase por ahi.

  2. actualmente estoy sin trabajo como tantísima gente y tengo problemas sentimentales y familiares,supongo que el dinero es el responsable de ello en gran medida. El caso es que ahora mismo no puedo mantenerme por mi misma,y cada día que pasa siento que tengo menos ilusión por nada. Me cuesta levantarme de la cama, me cuesta mucho esfuerzo salir con la gente…….
    El caso es que necesito otra forma de vida que me permita ser independiente, me gustaria que me pudierais dar ideas de como llevarlo a cabo.

    • Hola Marta

      Siento no haberte escrito antes. He estado en haciendo de voluntario hospitalero.
      Pero quiero responderte porque me ha llegado al corazón lo que me cuentas.
      La persona que te puede ayudar y que tiene las mismas inquietudes que tú, eres tú misma. No sigas el modelo de nadie. Sal a la calle. Tú sabes lo que quieres. Simplemente sal… Coge una mochila o una maleta y aunque no tengas dinero sal. O quédate y haz lo que tu corazón te pida. No hace falta más que valor y apagar la televisión, la radio y el facebook. El mundo está allí con sus montañas, sus lagos, sus desiertos, sus gentes… Y contigo misma. Estamos solos llevando nuestras mochilas en la vida y aunque te encuentres a otros por el camino, nadie llevará tu mochila por ti. Recuerda que el camino se acabará. ¿Cómo quieres acabar?

      Yo ya he decidido. Tengo 40 años. Tengo poco dinero y tengo fuerza y miedo. Aprovecharé mi fuerza para matar mi miedo.

      No dudes escribirme o llamarme o lo que quieras si necesitas charlar.

      Un abrazo, caminante.

    • querida marta, me identifico tanto contigo que creo que somos almas gemelas.tengo 40 años y necesito un cambio en mi vida, o tal vez el camino que elija sea el menos adecuado.hace unos dias prepare una mochila con la intencion de salir de esta jaula en la que vivo, y empezar una nueva etapa con lo que encuentre y me ofrezca la vida y luchar con todas mis fuerzas por una felicidad y libertad que merecemos…..espero que tengas mucha suerte en aquello que decidas hacer.

      • Hola David
        Gracias por tu comentario. Y BRAVO. Por ser valiente. Escríbenos y cuéntanos tu experiencia. Tal vez le sirve a otra persona. Yo espero verte por el camino con la mochila. Yo iré con la mía

        Un abrazo

        Raúl SG

        • Da gusto saber que no soy el único “loco” que trata de luchar contra el esclavismo. Gracias por sus impulsos. Espero reunir las fuerzas para enfrentar el reto mas grande de mi vida, y encontrar la libertad.

          Ray-39 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s