En Viterbo encerraron a los Papas que se aprovechaban del pueblo, y nació el cónclave

El primer “cónclave” de la Historia, fue una revolución del pueblo de Viterbo.

Yo imagino una ciudad medieval, con buen clima en el Lazio italiano. Con buenas aguas y buenos alimentos. Ideal para que obispos, cardenales y demás jerga católica se reunieran a decidir un Papa nuevo en el Siglo XIII. Era en Viterbo, a unos 100 kilómetros de Roma y en medio de la VIA FRANCIGENA. La Historia dice que, después de Alejandro IV, el palacio Papal de Viterbo, fue la sede de la elección papal de 1268-1271 que eligió a Gregorio X, la elección del Papa más larga de la Historia de la Iglesia Católica.

Palacio Papal de Viterbo, Italia

Palacio Papal de Viterbo, Italia

Intrigas políticas entre los reyes franceses de la Casa de Anjou y vaya a usted a saber quiénes más son la Historia oficial de porqué se tardó tanto elegir a ese nuevo Papa. La cosa es que los señores de púrpura vivían a papo de Rey. O a papo de Papa. Comida, bebida, baños, y se cuenta que otro tipo de prevendas al estilo de regalos carnales, corrían a cargo de las gentes del pueblo de Viterbo. Pero todo tiene su límite y paciencia.

Las gentes de Viterbo, hartas de tal vergüenza y oprobio, cerraron con llave a los cardenales en el Palacio, dejándolos tan sólo a Pan y agua. De ahí el término CÓNCLAVE, “con clave”  o con llave. Lo que estaba tardando tres años, en tres días se dirimió. Había nuevo Papa y había nacido la costumbre del cónclave. Gregorio X fue elegido por una revolución del pueblo de Viterbo.

Y hoy, esta ciudad próxima a Roma, de unos 70.000 habitantes, es un remanso de paz. O casi. Cierto es que sus calles y rincones medievales, invitan a escribir un libro si eres británico o español y estás haciendo la VIA FRANCIGENA. El albergue se sitúa en una antigua torre medieval en la que fue encerrado otro  Papa. Ya ni me interesa saber cuál. Los amables hospitaleros sorprenden con la disputa acalorada entre ellos por hacer valer la mejor de las rutas señaladas de la VIA FRANCIGENA. Y la única paz que se respira es en la Iglesia Ortodoxa de al lado. Una antigua capilla de un Monasterio Católico que ha sido alquilada a la Iglesia Ortodoxa Rumana. Me acerco llevado por la música que de ahí sale. Dentro mujeres jóvenes dan el pecho a sus hijos tras los oficios eclesiásticos. Mientras el Pope o sacerdote ortodoxo, sale ataviado con sus mejores galas en oro. Una joven familia rumana le espera en el exterior para bendecir su coche. El Pope me regala el aceite de santificar y una cruz ortodoxa.

Hay dos millones de rumanos en Italia. Dos jóvenes diáconos polacos que viajan conmigo, y una ausencia total de fe, la mía, en una institución como la Iglesia Católica que ya en el Siglo XIII se aprovechaba de las gentes como las de Viterbo. Pero también aquí hubo una Revolución. Y nació el cónclave.

Logia del Palacio Papal de Viterbo, Italia

Logia del Palacio Papal de Viterbo, Italia

Calles de la parte medieval de Viterbo, Italia

Calles de la parte medieval de Viterbo, Italia

Anuncios

One thought on “En Viterbo encerraron a los Papas que se aprovechaban del pueblo, y nació el cónclave

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s