HEY HEY WORLD, cuidado que Marina camina por la calle

Marina Hernández, o simplemente Marina Porqueno, tiene una razón y me la ha dicho a mí: viajar muy lejos. Porque HEY HEY WORLD, sólo hay que hacerlo. En tren, a pedales, entre las nubes, pidiendo prestada al cuñado su ala delta… Hoy no hay preguntas. Hoy brotan las respuestas de Marina.

“CAMINO POR LA CALLE”
por Marina Hernández (HEY HEY WORLD)

“Camino por la calle, adelanto a la masa, entro en el metro, y vuelo. La vorágine de la ciudad se me echa encima, corre por detrás de mí, no se cansa, sube y baja escalones, el ruido, los coches, la luz de un invierno que no fue. Mi mente no piensa: entra en una inercia de bocetos de lo que el día fue y será, se alimenta de las imágenes pasando veloces ante mis ojos, sonidos obtusos, voces que se llenan de palabras ondulantes, falta de concentración, instinto. Y de repente me parece que el mundo se para. De repente parece que no existe el tiempo o que todo a mí alrededor va mucho más despacio. Mi cerebro funciona. Es una idea fija surgiendo. No es un sueño, quizá lo fue pero ya no. Es un futurible, una de esas cosas que tardas más de veinte años en comprender que están hechas precisamente para ti.

Es así como se ha ido conformando en mí la idea de lo que significa viajar. Un devenir rápido, entre las ensoñaciones de tierras lejanas de la primera vez que uno se sale a andarse el mundo, y la experiencia que te da el camino recorrido, a veces ingrata porque incapacita para volver a impresionarnos con grandes paisajes, pero hace que nos centremos en los pequeñísimos detalles, casi siempre sabia, ávida, dispuesta a todo. El viaje se encuentra en territorio casi hostil antes de partir, entre lo desconocido, los tópicos y las ideas que todos preconcebimos antes de llegar. Pero cuando por fin se alcanzala Meca, da igual cuál, da igual dónde, simplemente se da un paso adelante y se inicia el camino,  uno se da cuenta de que ninguna idea que se nos haya adelantado, ni nada de lo que los otros nos dicen tiene sentido, ni cabe ni encaja en la realidad del viaje. Porque viajar es, ante todo, un camino personal. Se comparte, claro. Sobre todo se vive. Y para vivirlo hay que utilizar los propios ojos, todos los sentidos, probar el mundo delicioso, comérselo a bocados, no dejarse ni una gota de mundo, emborracharse de él. Eso es viajar. Estar tan abierto a dejarte llenar de algo nuevo que lo demás apenas importe. Es una simbiosis entre lo exterior y el propio espíritu, y el resultado se traduce en lugares llenos de historias y huellas de aquellos que los hicieron suyos, y un montón, todo un ejército de personas-mundo, que también han dejado entrar algo de todo lo que se siente ahí fuera en sí mismos. Son híbridos extraños, son viajeros, son nómadas.

Pero hay que volver a las ideas fijas, y poner los pies sobre el suelo un momento. De repente hay un instante cualquiera en el que una idea se cuela en nuestra mente como una hoja de otoño que cae del árbol y se aloja en algún lugar de nuestro cerebro.

No importa la dirección del viento: la idea cobra vida, se fija, se hace grande, y de repente nos damos cuenta de que es una de esas cosas para las que estamos hechos, que es un futurible, ya no un sueño, y su forma y contenido empieza a obsesionarnos de una manera innata e inagotable. Es así como se dan los grandes pasos de nuestra vida, yo creo. Son esos pequeños círculos oncéntricos de ideas que no dejan de acosarnos los que algún día habrán de ver la luz y marcar el camino a seguir. Para mí, fue la liberación del concepto de periodismo: cinco años de carrera que únicamente han sabido plasmarse es el espacio intermedio entre los viajes, el periodismo, la fotografía y la literatura. Cada uno de estos temas es uno de los lados del diamante, y dan forma, dan sentido a mi idea fija, que se traduce en HEY HEY WORLD y en una incesante sed de saltar de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, mojándome con todas las lluvias y todos los polvos de la tierra, captándolo todo con los cinco sentidos, y llenarme de mundo hasta el último día del tiempo que me pertenece.

Con esa idea surge HEY HEY WORLD: un espacio entre el mundo, y aquellos que lo pueblan, para que las miradas se extiendan, para llevarnos unos a otros a través de este espacio virtual a nuestros lugares secretos, contarnos lo que solo nos decimos a nosotros mismos y no solo experimentar el viaje, el camino, sino la vida desplegándose a través de él.

Después de cinco, seis años, quizá más, viajando de forma intermitente, llega el momento en el que hay que plantearse si existe un modo de vivir de ello, no importa si hay que darle la espalda a grandes lujos, y a veces,  a la nostalgia de la tierra abandonada. Aun sin dinero, sin un rumbo concreto, quiero realizar este viaje: el que se expande dentro de mí cuando me muevo, sin horarios ni rutinas, el que se gesta de un sueño, o de una escena de película, o una frase, y nos lleva –primero con la imaginación-  a otros lugares.

Para mí, viaje y vida son sinónimos y son términos complementarios. Uno sin el otro no puede existir. Y se viaja siempre, cada día, aun sin salir de casa, a través de nuestras mentes.”

Marina Hernández
HEY HEY WORLD

Foto: Marina Hernández de HEY HEY WORLD

Foto: Marina Hernández de HEY HEY WORLD

 

Foto: Marina Hernández de HEY HEY WORLD

Foto: Marina Hernández de HEY HEY WORLD


Anuncios

4 thoughts on “HEY HEY WORLD, cuidado que Marina camina por la calle

  1. Pingback: GRacias Movimiento Líquido! | Hey Hey World

  2. Marina;al leerte creo ver que los viajes cobran apariencia humana y se produce en una suerte de simbiosis en ellos y tu… se funden en tu mente, con tus ideas, con tus anhelos, con tus deseos de vivir como eterna pasajera de un tren que tiene como destino final EL MUNDO y sus gentes, sus costumbres sus formas de pensar y de vivir; tus pensamientos estan inundados por las caras y las formas de miles de personas diferentes, y paisajes desconocidos que se fusionan en un amalgama de vida y movimiento; ¡siempre movimiento! es la vida en su estado pudo e ideal…
    Sigue así, sigue contandonos que siente el alma cuando viaja a esos lugares reconditos que estan en el mundo, en tu mundo, en tu ser…así viajaremos todos ¿PORQUENO?.

  3. Es fabuloso leer a la autora que derrocha vida y dinamismo a la vez por los cuatro costados. A buen seguro su camino lo tiene muy bien marcado y sabe bien lo que quiere: explorar y conocer nuevos mundos que en su mente la hagan ir un punto más allá de lo que simplemente conocemos por viajar. En esa idea prefijada, Marina esconde una pasión que paso a paso va tomando forma, que se va alimentando día tras día, un sueño del que ya no quiere despertar. Lo tiene todo para ser feliz con ese sueño: ilusión y energía … así es Marina … puro viaje.

  4. Pingback: GRacias Movimiento Líquido! « HEY HEY WORLD!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s